Termofijar un elemento sobre cualquier superfície es facilísimo y duradero. Una vez termofijado no volverá a desengancharse. Si compras un elemento para termofijar, deberás tener en cuenta que lo primero que necesitas es la termofijadora. Se trata de una plancha similar a la que te enseñamos en la fotografía. Si tienes acceso a una termofijadora, perfecto. Pero no sufras si no lo tienes. Cualquier elemento que se puede termofijar, se puede también colocar con plancha casera tal y como se indica en el apartado planchado.
Si dispones de una termofijadora, tal solo deberás seguir las instrucciones que te enviaremos cuando recibas el producto a termofijar. Verás que son instrucciones en las que se combinan: tiempo, temperatura y presión. 
Normalmente en 20 segundos, tendrás tu elemento termofijado y tu prenda personalizada. Tan solo ten precaución en no lavar la prenda hasta 8 horas después de haber termofijado un elemento.