Bordado chenilla

El bordado en chenilla nos proporciona siempre ese tacto “alfombra” que tan agradable resulta. Podemos trabajar la chenilla en un solo tono o en multicolor, combinada con otras técnicas como el bordado o con otros elementos, como las piedras. El largo del pelo se convierte en un elemento con el que también se puede trabajar: desde las chenillas más largas y tupidas hasta las cortadas prácticamente a ras
El bordado en chenilla nos proporciona siempre ese tacto “alfombra” que tan agradable resulta. Podemos trabajar la chenilla en un solo tono o en multicolor, combinada con otras técnicas como el bordado o con otros elementos, como las piedras. El largo del pelo se convierte en un elemento con el que también se puede trabajar: desde las chenillas más largas y tupidas hasta las cortadas prácticamente a ras